En el Día del Trabajo, recordemos quién hace posible nuestras carne asadas (Op-Ed)

2 Sep 2022

En el Día del Trabajo, Recordemos Quién Hace Posible Nuestras Carnes Asadas

Por Cipriano Belser y Jessica E. Martínez

Este Día del Trabajo, estamos pensando en las personas que hacen posible nuestros convivios y carne asadas. Personas como Alma Rosa, quien, hasta hace poco, trabajaba en una línea de producción en San José en Amy’s Kitchen, una fábrica de alimentos orgánicos.

 

El trabajo de Rosa requería que empaquetara 60 pizzas congeladas por minuto, pero su empleador no le proporcionó el equipo de seguridad necesario, como los guantes adecuados para trabajar en temperaturas frías. “Ha sido muy doloroso”, dijo Rosa a Prism. “No tenían los materiales adecuados para que trabajáramos”.

 

Para obtener condiciones de trabajo más seguras y mejores salarios, Rosa y sus compañeros de trabajo comenzaron una campaña de organización sindical a principios de este año con el apoyo del sindicato UNITE HERE. La gerencia de Amy’s Kitchen hizo campaña contra el sindicato y luego anunció en julio que cerraría toda la fábrica de San José, despidiendo a 300 trabajadores.

 

La instalación había abierto solo 18 meses antes; la compañía dijo que el cierre fue por motivos económicos como una menor demanda de sus productos. Los trabajadores están convencidos de que la medida fue una represalia contra su esfuerzo por organizar un sindicato.

 

Unirse entre compañeros para mejorar las condiciones de trabajo es una antigua tradición estadounidense. Pero cuando los trabajadores se reúnan, tenga cuidado: los empleadores violan habitualmente la ley federal, informa el Instituto de Política Económica, al acosar o despedir a los trabajadores que participan en campañas de organización sindical.

 

Eso es lo que le sucedió a Alyssa Sánchez, una barista de Starbucks en Phoenix que fue despedida después de ayudar a organizar su lugar de trabajo. “Simplemente están tratando de deshacerse de todas las personas que quieren sindicalizarse”, dice Alyssa. “Sólo queremos hacer del trabajo un lugar mejor”. Alyssa cuenta su historia en WorkedUp, una nueva plataforma que destaca el testimonio de trabajadores que luchan por mejores condiciones.

 

Empleadores como Amy’s Kitchen y Starbucks han llevado a cabo acciones ilegales como despidos e incluso cierres de tiendas durante décadas para desalentar los esfuerzos de quienes levantan la voz para mejorar las condiciones en los lugares de trabajo. Esto crea una imagen distorsionada del mercado laboral estadounidense. Pero el comportamiento de intimidación no funciona tan bien cuando los trabajadores están hartos de trabajos inadecuados que los ponen en riesgo y no pagan las cuentas. Los trabajadores de Starbucks han ganado más de 200 elecciones sindicales en todo el país y han perdido solo unas pocas.

 

Nos inspiran los trabajadores de Starbucks y Amy’s Kitchen al igual que los de Apple, Amazon, Trader Joe’s, REI y otros que están transformando el movimiento laboral de EE. UU. Como defensores de la seguridad, sabemos lo importante que puede ser un sindicato. Una tasa más alta de sindicalización da como resultado menos lesiones traumáticas y menos muertes en industrias de alto riesgo como la minería y la construcción. Sin embargo, sólo el seis por ciento de los trabajadores estadounidenses del sector privado ahora tienen representación sindical. Digamos que el aumento actual en la organización es exitoso ( ¡eso esperamos!) y los sindicatos reclutan el doble de miembros. Eso dejaría al 88 por ciento de los trabajadores del sector privado, unos 97 millones de personas, sin las protecciones que acompañan a un contrato sindical.

 

Sindicatos o no sindicalizados, todos los trabajadores merecen un salario justo y condiciones de trabajo seguras. Es por eso que necesitamos protecciones públicas que se apliquen a todos los trabajadores, como las normas de seguridad sobre el calor extremo que ahora están vigentes en California y otros estados. Los grupos locales de defensa son cruciales para obtener estas victorias políticas; ayudan a brindar capacitación y recursos para obtener mejoras de seguridad para todos los trabajadores, independientemente de su estatus sindical. Los centros de trabajadores sin fines de lucro, que brindan apoyo legal y de defensa, también son un recurso importante, especialmente para los trabajadores inmigrantes e indocumentados que son especialmente vulnerables a las represalias de los empleadores.

 

También podemos hacer la diferencia como ciudadanos y consumidores. Puedes firmar un compromiso aquí para apoyar a los trabajadores de Starbucks, o uno aquí para apoyar a los trabajadores en Amy’s Kitchen en Santa Rosa, que aún sigue abierto, y donde los trabajadores se están organizando con la ayuda del sindicato Teamsters. Los grupos empresariales nunca se avergüenzan de ponerse en contacto con los funcionarios electos, y este es un momento para que todos alcemos la voz. Firmar una petición, unirse a una manifestación, enviar un tweet son pequeños actos que, si se hacen colectivamente, pueden generar un gran cambio.

 

Aprendimos durante la pandemia cuánto dependemos de los trabajadores de primera línea. Es estupendo honrarlos el Día del Trabajo, y aún mejor unirse a sus campañas por salarios justos y condiciones de trabajo más seguras durante todo el año.


Belser es codirector de la Coalición del Sur de California para la Salud y Seguridad Ocupacional (SoCalCOSH). Martínez, con sede en Los Ángeles, es codirectora ejecutiva del Consejo Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional (COSH Nacional), una red de coaliciones locales de salud y seguridad de los trabajadores, incluida SoCalCOSH).

Esta columna fue producida por Progressive Perspectives, que es dirigida por  The Progressive magazine y distribuida por Tribune News Service, en ingles.